Pere Rosales y la transformación corporativa

Impresionada. Así es como me quede después de oir a Pere Rosales (@prosales) en el UXFighters.

Pere es fundador y CEO de INUSUAL, cuya definición de lo que hacen lo dice todo sobre su charla: “Ayudamos a personas y organizaciones a usar la innovación creativa para conseguir sus retos”.

Su primera frase fue “No sabes lo que te espera“.

Y es que es así. Nadie lo sabemos, ni el cliente, ni nosotros. De ahí sale la innovación. De ese desconocimiento.

Porque si tu no innovas, los otros lo hacen.

Y para que nos quedase bien claro, nos contó una historia sobre como hace unos cuantos años los indios pies negros idearon un nuevo sistema de cazar búfalos a gran escala. El proceso era muy simple, y en los libros del Oso Cavernario que tratan sobre la prehistoria, ya lo mencionan. Consistía en provocar una estampida y canalizarla hacia un precipicio, donde caían porque no podían frenar a tiempo.

El búfalo no sabía lo que se le venía encima cuando los indios se le acercaban camuflados con pieles y oliendo como ellos, como si fueran otros miembros de la manada. La sorpresa les asustaba tanto que empezaban a correr a lo loco, contagiando al resto y llevándolos a un final mortal. Los búfalos son víctimas de una innovación ideada por unos indios que en apariencia eran inofensivos.

Y como la historia siempre se repite, lo mismo ha pasado con otros “búfalos” como Kodak, o Bluckbuster, que se pensaban que controlaban un mercado mientras su entorno cambiaba. Y cuando se dieron cuenta de la gravedad de la situación, ya era demasiado tarde. Y esto es un peligro que corren muchas empresas hoy en día, que tienen estructuras del siglo pasado, sin estar preparadas para el cambio.

Tiene que mandar el “expertise”, no los jefes.

Rosales nos cuenta que en la historia de la humanidad, ha habido 3 olas. La primera fue la agrícola, la segunda la industrial y actualmente nos encontramos en el inicio de la de servicios. Pere rosales

Pere Rosales mostrando la diapo del “Gap” del cliente

Y es que el cliente va más rápido que la empresa. El cambio exterior va más rápido que la velocidad de reacción de muchas empresas ya que estás no están preparadas para innovar. Y esto se debe a que la empresa:  

  • No tiene una estrategia definida o existen varias.
  • Posee una estrucutura muy jerárquica.
  • Hay demasiados expertos y un proceso para cada cosa, que no saben salir de ahi.
  • La gente solo viene a trabajar como hormigas y no se preocupan en innovar.
  • Nadie se atreve a dar ideas.
  • Permite innovar, pero no fallar.
  • Si fallas a la calle, por lo que la gente tiene miedo y prefiere no hacerlo.Tiene objetivos irreales, sin presupuesto. Quiere ser como Apple o Google.

En muchas empresas, y esto lo compruebo en mi día a día, existe una falta de equilibrio entre la eficiencia y la eficacia creativa.

Las empresas maduras se centran en la eficiencia, en lo que les funciona y les da dinero. Las start-ups no. Hay que llegar a una combinación que equilibre creatividad y eficiencia.

Y no tener miedo a fallar. Cuanto más fallas, más sabes. La clave consiste en encontrar un “ajuste del fallo” para que sea un experimento controlado.

¿Cómo innovar en la empresa?

Las empresas pueden cambiar y anticiparse a esa estámpida. Pero para que se provoque este cambio importante en la organización, tienen que pasar 2 cosas: que se perciba el peligro que supone no hacer nada ante una amenaza; y que se cree un sentido de urgencia que le haga moverse para solucionarlo.

Una de las formas de innovación es definir una propuesta de valor atractiva para el cliente.

Rosales nos recomendó ver el video de Simon Sinek de por qué la gente compra un proyecto. No compran lo que vendes, sino por qué lo vendes. Aquí te dejo el vídeo: 15 minutos que merecen la pena.

Otra es conjugar estrategia y cultura.

“La cultura se come a la estrategia para desayunar” (Peter Drucker)

Y es que lo importante no es la estrategia, sino las personas que tienen que ejecutarla. Lo importante son los valores, y el grado de implicación que tienes en el proyecto.

La cultura es como se hacen las cosas en una empresa.

El conjunto de experiencias, hábitos, costumbres, creencias y valores que caracterizan a una organización. Y esta es muy fuerte.

No puedes innovar sin cambiar la cultura de una empresa. Y esto cuesta. Son costumbres que se han formado con el tiempo porque han sido recompensadas (implícita o explícitamente). Y no hay consultor que cambie la cultura en 1 año.

Cambiar una cultura

Para ello hay que aunar voluntades y organizarse para poder innovar. Este cambio puede suceder de varias formas.

  1. Innovación centralizada: Un departamento que innova y poco a poco va contagiando al resto.
  2. Innovación descentralizada: Unidades con diferentes roles de innovación dentro de la empresa
  3. Innovación distribuida: Cuando ya has “contaminado” a muchas personas con el espíritu y todas da ideas.

Y como no, hay que medir esa innovación. No vale decir, yo innovo y ya está. Rosales nos contó que 3M tiene una métrica aplastante. Se llama NPUI: NPUI= Nuevos productos lanzados cada año/Todos los productos que vendemos.

En resumen, todo proceso de innovación tiene 5 elementos:

Visión / Habilidades / Incentivos / Recursos / Plan de acción

Sin ellos no vas a ninguna parte. Puedes tener una idea de donde quieres estar, pero debes tener un plan de acción realista, un equipo que posea las habilidades para realizarlo, darles los recursos necesarios para ello, y sobre todo MOTIVACIÓN.    

Hay que creer en ello. Y que toda la empresa lo haga. O por lo menos una parte de ella que “conspire”. Y es que como dijo Ver R. Buckmintser Fuller en la Wikipedia:“Nunca cambiarás las cosas luchando contra la realidad existente. Para cambiar algo, construye un nuevo modelo que haga que el modelo actual sea obsoleto”.

Es imposible luchar contra la realidad.

Si intentas cambiar pensamiento de una persona o la cultura de una empresa de manera frontal es llamarles idiotas a la cara. Es decirles lo están haciendo mal. Eso no le gusta a nadie, pero lo peor es que se vuelven protectores sobre ese pensamiento. Se oponen a ese cambio. Es la Ley de Acción y Reacción.

Pero si “lo rodeas”, si “conspiras” puedes hacer que la gente cambie, y conseguir una cultura innovadora en tu empresa.

Y de ahi viene el inicio de este post. Impresionada.

Así es como me quede al ver que no estoy sola, que hay un montón de personas con el mismo sentimiento, que “conspiramos”, intentando innovar y mejorar nuestro trabajo cada día.

¿Con ganas de más?

Nota: Pido disculpas si hay alguna errata. Era muy difícil tomar notas, twittear y escuchar. Cualquier sugerencia o cambio será bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *