Sergio de la Casa, ¿truhán o señor?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bien! Llegamos a una de las charlas que más esperaba. Sergio de la Casa. Y no decepcionó. Con un título con gancho que mencionaba una de las nóvelas más de moda hoy en día y al mítico Julio Iglesias: “256 sombras de Grey. A veces soy un truhán, a veces soy un señor”, no se podía esperar menos.

A los libros solo llegan casos de éxito. Al creernos todo lo que leemos y oímos, arruinamos nuestros espíritu crítico.

De la Casa comenta: Yo jamás en mi vida he creado una experiencia. Porque no se puede.

Vendemos la vivencia de una experiencia.

Eso si que se puede diseñar. Vivimos asumiendo bajas. Tenemos que gestionar esas “Miserias”, ya que todos los proyectos las tienen, con diferentes niveles de gris.

¿Cómo nos vendemos?

¿Por qué hay mas Community Managers que UX Managers? ¿Por que nos miran y nos ven como “videntes africanos”? ¿UX es un producto más de marketing?

Cuando éramos diseñadores de interacción, éramos algo. Ahora como diseñadores de servicios no sabemos lo que somos. UX es presupuesto.

Para que lo entendamos, Sergio nos monta un paralelismo con el cine. El storyboard, el guión en el cine es algo básico. Tener a Brad Pitt un día en una caravana, cuesta 100.000$ por ejemplo. Eso es algo que entiende todo el mundo.

El UX es el que consigue que Brad Pitt pase el menor número de días posibles en una caravana y que la película sea rentable en taquilla. El UX es un facilitador.

Hacemos propaganda de microconversiones y luego NO nos lo aplicamos. Sobre el papel todo funciona, pero luego la realidad, todo es un mundo: el cliente, el negocio…Vivimos en la búsqueda de un proceso perfecto. Y quizás no exista.

El proceso no es una herramienta del diseñador. Es una herramienta del CEO para paliar riesgos, del gestor, de la agencia…

Watchmen es considerada por el TIME una de las 100 mejores novelas de todos los tiempos.

Watchmen

Aplica las Leyes de la Gestaltt a 2 niveles, micro y macro.

WatchmenImágenes sacadas de la presentación original de Sergio de la Casa

¿Y cual fue el proceso que siguió?

La novela solo tiene 12 números. El escritor Alan Moore escribía el guión y la mujer y el hijo del artista Dave Gibbons, recorrían los 70 kms que separaban la casa de un y otro en taxi, y para ahorrarle tiempo, le dibujaban la cuadrícula.

Ese fue el proceso de una de las mejores nóvelas gráficas.

El proceso sirve para asegurarnos de que la miseria llega lo más tarde posible (o detectarla lo antes posible).

Pero esta siempre llega, y cuando llega, ¿te arriesgas o te plantas? ¿Eres un truhán o un señor? Cuando asumimos riesgos, cuando hay una implicación personal.

Para explicar el concepto, Sergio nos cuenta que le encanta el ColaCao. Y como a mí, el Colacao con leche fría. Y que cuando lo pide en un bar, le pasan 4 cosas:

  1. Se lo dan ya disuelto con leche caliente (= Me da igual lo que me pidas, te doy lo que yo se hacer)
  2. Autoservicio, le dan la leche fría y el sobre a un lado. Lo echas tu en el vaso con riesgo a tirarlo por todas partes.(= Tu te apañas solo)
  3. Mitad caliente, mitad frío (=Intento darte lo que quieres)
  4. Con leche fría y los polvos sin disolver (=Me la juego)

Las 2 primeras personas, no resuelven el problema. Es como cuando te dan un CMS con una plantilla básica, y te dicen: “Toma este CMS y vende” (Truhán).

Las otras dos, la persona ya está asumiendo riesgos. Y el 4 caso,  eso ya requiere de cierto talento. Porque claro, tu has pedido un colacao frío, no disuelto.

Aprendiendo de los nazis

¿Puede una mala persona hacer un buen diseño de interacción?

Papeleta Hitler

Wunderwaffen significa en alemán ‘armas maravillosas’ o ‘milagrosas’, y fue un término asignado durante la Segunda Guerra Mundial por el ministerio de propaganda de la Alemania Nazi a unas superarmas revolucionarias usadas por los alemanes.

Los científicos nazis trabajaron en ellas, hasta que llegó EEUU, ganó la guerra, los cogió y los puso a diseñar para otras causas (operación Paperclip).

Is the hat

El Furher les decía, quiero que me diseñes un estadio donde quepan tantas personas en X días. Señor, eso es imposible, le decían. Pero no les quedaba otro remedio. Él les ponía una responsabilidad, y ellos estaban obligados a asumirla. ¿Lo consiguieron?

En este caso sí. Construyeron la mitad del estadio escabando sobre el terreno y la otra mitad sobre el terreno. Así consiguieron hacerlo en los días solicitados.

Otro proyecto que tenían en mente era un cañón sónico, desarrollada por el Doctor Richard Wallauschek. Producía una onda de choque de gran intensidad que creaba un rayo sónico de enorme amplitud, con una nota aguda que superaba los 1000 hPa a casi 50 metros. Con medio minuto de exposición sería capaz de matar a todo a cualquiera que se encontrara cerca, y a 250 metros seguiría produciendo un dolor insoportable. Menos mal que nunca fue empleada.

Los alemanes tenían presupuesto y estaban motivados por lo que combinando eso con la imaginación, innovaban. Y sino lo conseguían, ponían a otro en su lugar.

McGuffin

Un Macguffin (MacGuffin, McGuffin o Maguffin) es un elemento de suspenso que hace que los personajes avancen en la trama, pero que no tiene importancia en la trama en sí. Fue Hitchcock, quien la acuño, pudiendo ser unos papeles, un collar…

Los escritores narran, consiguen con un cómic de 24 páginas que nos peguemos un mes esperando a que salga la siguiente edición.

A los UX nos gusta atribuir seriedad a nuestro trabajo, y Sergio comenta que a veces lo hacemos en exceso cuando hay gente que salva vidas. Eso si que es importante.

Cuando te pasa algún hecho importante en la vida, te ayuda a poner en perspectiva el resto de las cosas.

Tendríamos que ser como Mr. Wolf, y resolver problemas.

Mr Wolf

Tenemos que mirar al suelo. “Si nos pegamos las alas de nuestro diseño con la cera de la soberbia, nos caeremos al volar muy cerca del sol“. (Pedazo frase que creo Sergio)

Es las Islas de la Melanesia, durante las II Guerra Mundial, los americanos llegaban a islas que no había visto nunca a un ser humano en unos pájaros de hierro en los cuales traían comida, agua…

A día de hoy, esperan la llegada de un personaje conocido como “Jon Frum” o “John From”, un dios que vendrá de los cielos para traer todo tipo de mercancías y bienes materiales, probablemente después de que algún aviador se presentara ante ellos nativos como “John from America”.

Desde Nueva Guinea Papua hasta las islas Salomón, docenas de comunidades sin contacto entre sí y con lenguas muy diferentes, desarrollaron los mismos extraños rituales:  construyeron aviones de bambú, llamaron a sus hijos Usnavy, encendían fogatas para atraer a los aviones y hacían señales con antorchas como habían visto hacerlas a los soldados.

Mijail Bakunin, decía : “Yo no pongo mi ignorancia en un altar y lo llamo Dios”. De la Casa se pregunta que por qué no.

La base es común para todos. Es la ciencia, las leyes de la Gelstalt, los patrones heurísticos, el número áureo… También los datos información que analizamos. Pero el  factor diferencial de cada proyecto, la incertidumbre, es el alma.

El alma marca la diferencia de un proyecto u otro

Y es que no tenemos otra cosa. Somos lo que somos. Es nuestro MacGuffin. No es importante para la trama, pero es nuestro hilo conductor.

¿Con ganas de más?

Nota: Pido disculpas si hay alguna errata. Era muy difícil tomar notas, twittear y escuchar. Cualquier sugerencia o cambio será bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *