Diseño para móviles: dónde y cuándo los usamos

Continuamos con la serie de artículos sobre como diseñando primero para móviles conseguimos mejores resultados en las versiones de escritorio y tablet. En este caso nos centramos en cómo usan los usuarios los móviles.

Cuando hablamos de contexto estamos hablando de las circunstancias bajo las que algo ocurre.

En el caso de los ordenadores de escritorio ya sea en el lugar de trabajo o en casa, se colocan sobre una mesa, estando el usuario sentado en una silla, con una conexión constante de electricidad y de internet y en un espacio de relativa privacidad.

Aunque el móvil o la tablet, también pueden ser usados sentados o en una mesa, su principal ventaja es que pueden ser usados en cualquier lado.

Uso móviles

Y siempre el usuario lo lleva con el, por lo que el lugar y el momento del día en que se usan es muy amplio. Y ese contexto tiene un gran impacto en el diseño, porque tienes que diseñar algo que puede ser usado en cualquier lugar y en cualquier momento.

Ubicación

Cuando la gente se imagina diseñando para móviles siempre se imaginan a un/@ ejecutiv@ apresurado por la calle (imagino que herencia de cuando sólo tenían móviles unas pocas personas, ¡cómo el busca!). Mientras que eso es un caso real de uso, existen unos cuantos más. En el libro Luke, comenta que una encuesta saco los siguientes:

  • 84% en casa
  • 80% para pasar el rato durante el día
  • 74% mientras esperan a algo/alguien
  • 69% mientras compran
  • 64% en el trabajo
  • 62% mientras ven la tele (otro estudio indicaba que esta cifra subía hasta el 84%)
  • 47% viajando

El hecho de que el 84% de los usuarios lo utilicen en casa nos dice ya algo. Echar una ojeada rápida al email en casa es una de las cosas que más hacemos. Pero lo que tienen en común es que pocas veces estamos plenamente centrados en mirar el móvil, sino que normalmente estamos haciendo algo más y a la vez usamos el móvil.

Worblewski describe a los usuarios de móviles como “un ojo y un pulgar”

Un pulgar porque normalmente sujetas y manejas el móvil con una mano, usando el pulgar para navegar; y un ojo, porque en muchas situaciones el usuario solo le puede prestar parte de su atención.

Piensa, estas en la fila del supermercado con una mano llena de cosas y en la otra viendo las fotos del fin de semana, andando por la calle intentando no chocarte leyendo los wasaps del grupo, sujeto a la barra del metro revisando los emails del trabajo antes de llegar a el, tirado en el sofá con la tele puesta…  y la lista sigue.

Pensando en el usuario como “un pulgar, un ojo” te obligas a simplificar el diseño para que pueda ser entendido y fácil de usar en cualquier situación.

Incluso en lugares donde las distracciones no existan, una experiencia fácil e intuitiva siempre consigue que las personas se sientan confortables y relajadas.

En el siguiente artículo veremos en que momento del día los usuarios emplean el móvil.

Nota: este artículo está basado en el libro MobileFirst de Luke Wrobleski (@lukew)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *