¿Por qué no hay casi mujeres líderes?

Hoy ha sido un día duro: ayer dormí mal, gimnasio a las 8:00, estar diseñando 9 horas sin parar, llegar a casa, lavadoras, hacer la maleta para el finde…

Pensaba llegar a casa y escribir sobre la charla de ayer (Inteligencia colectiva, aprovechar el talento grupal) que dio Amalio Rey en Zaragoza porque fue muy interesante y quería reeleer mis apuntes y ponerlos un poco en claro, pero mi cerebro ha dicho: «No. Descansa».

Y me he puesto a ver una charla TEDx (me encantan, aprendes, te motivas y encima practicas el «listening») que me además me recomendó una amiga sobre: ¿Por qué tenemos tan pocas dirigentes mujeres?

Sheryl Sandberg  es la directora de operaciones de Facebook y analiza por qué hay menos mujeres que llegan a puestos directivos en el mundo que hombres.

Exito

Y si, aparte de que todo el mundo conocemos el factor «reloj biológico: embarazo, niños, familia» Sheryl nos da 3 consejos para las mujeres que quieren desarrollar su carrera a lo largo de su vida.

Y es que aunque TEDx y Sandberg se centran en puestos directivos, la charla puede ir dirigida a cualquier mujer ya que lo que nos enseña sirve para todos los ámbitos de la vida aunque no trabajes y cuides la casa o trabajes en cualquier puesto.

Primer consejo: siéntate en la mesa

El 57% de hombres negocian su primer sueldo. ¿Y cuántas mujeres? Solo el 7%.

Los hombres se creen increíbles. En cambio cuando una mujer tiene éxito no cree que sea porque se lo merece sino que pone excusas, como que ha sido la suerte o que le han ayudado. Pues no, si algo ha salido bien, es porque te lo has currado. Le has echado horas, te has estudiado todo, has contemplado todas las variantes y has tomado una decisión.

La frase de L´ORÉAL: porque tu lo vales, cree.

El primer consejo que nos da Sheryl es que creamos en nuestros logros y en nosotras mismas, y que cuando haya una reunión nos sentemos en la mesa, y no en los laterales de la sala (muy americano el concepto pero se entiende).

Y pone de ejemplo que cuando ella estaba dando esta misma charla dentro de la empresa, una de las asistentes al acabar fue a su despacho, y le dijo: «Hoy he aprendido una cosa. A no dejar de levantar la mano«.

Y le preguntó Sandberg: ¿Y eso? Y la chica le contó que al final de la ponencia, cuando llego el turno de preguntas y la gente levantó la mano, solo se podía responder a 2 preguntas. Y una vez que Sheryl había respondido, las mujeres bajaron la mano, pero los hombres no. Y como sucede en muchas charlas, ella respondió alguna más. Todas de hombres. Los que seguían con la mano arriba.

Segundo consejo: Tu compañero debe ser tu compañero

Sandberg cuenta que las parejas que ganan el mismo salario y se reparten equitativamente los trabajos de la casa, tienen la mitad de divorcios que las que no son así. Y además las va mejor en «otros temas» conyugales.

Es triste decirlo, pero cuando ambos miembros de la pareja trabajan los estudios demuestran que lo normal es que la mujer haga más trabajo en casa o cuide más a los niños que el hombre. Y eso no tiene que ser así. Tenemos que ser capaces de repartir las tareas, porque con 3 trabajos no podemos solas.

Tercer consejo: no lo dejes antes de tener que hacerlo

Sandberg cuenta que ha conocido a algunas mujeres que antes incluso de tener novio ya estaban pensando en quedarse embarazadas. El embarazo, dura 9 meses, X meses de baja, y otros X para ponerte al día. ¿Por qué entonces antes de que suceda las mujeres empiezan a dejar de pisar el pedal como lo llama ella?

Por tener un hijo o querer tenerlo no hay que dejar de querer estar ahí, de pensar que el trabajo que estás haciendo no se merece un ascenso o de que no vas a poder con todo.

Y si, es duro cuando tu hijo te dice: «Mami, no te vayas», pero a no ser que tu trabajo merezca la pena, a no ser que lo consideres lo suficientemente gratificante no vas a ser capaz de hacerlo. Porque no lo valorarás así. Y en muchos casos será porque has dejado de pisar el pedal antes de tiempo, y no has luchado por los méritos que de verdad te mereces.

Si te has leído el post, genial, pero aun así, te recomiendo que veas la charla:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *