El sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda

Dentro del momento que vivimos, al tener más tiempo para leer post o ver conferencias, me ha dado por comprarme libros que nombran que me parecen interesantes.

Las temáticas han sido muy variadas: comunicación no violenta, inteligencia emocional, lean, manager, diseño de producto, diseño….

Hoy voy a hablar de «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda» de Mark Manson, un libro que entraría en la categoría de autoayuda, y que cuando lo postee en instagram varias personas me dijeron que no estaba mal.

Según Manson, cuando todo te importa demasiado, sientes que todo debe ser exactamente de la forma que tu quieres. Verás cada adversidad como una injusticia, cada reto como un fracaso… Por ello debemos ser conscientes de a qué decidimos darle importancia, priorizando lo que nos importa en base a nuestros valores personales.

Nuestras emociones nunca duran. Lo que sea que nos hace felices hoy, no nos hará felices mañana, porque nuestra biología siempre necesita algo más.

Mark Manson

De lectura rápida, y como otros libros de este estilo que he leído (¿no os parecen que todos hablan de lo mismo pero con otras palabras?) no es que haya cambiado mi forma de ver el mundo, o que haya descubierto el secreto de la eterna felicidad (spoiler: no existe tal cosa) pero me gustaría hacer un pequeño resumen de los puntos que he encontrado más interesantes.

Remarcar que igual que me encantan las teorías que se demuestran con datos, me han gustado especialmente las historias de ciertas personas que pone como ejemplo: Charles Bukowski, Buda, Willian James padre de la psicología estadounidense, Dave Mustaine de Megadeth, Pete Best (ex-Beatle) , Ernest Becker (ganador de un Pulitzer por «La negación de la muerte«) o Hiroo Onoda (un guerrero japonés de la segunda guerra mundial) entre otros.

Bueno ahi va la lista general de cosas a destacar:

  • El hombre que cree que sabe todo, no sabe nada.
  • No somos especiales, si tienes un problema seguramente millones de personas lo hayan tenido también.
  • Son los extremos los que llaman la atención, el resto somos del montón. Y nos sentimos mal por no ser como ellos. Lo que pasa es que no te cuentan el esfuerzo que hay detrás para llegar a ese punto.
  • Acepta que tus acciones no importan mucho «en el gran esquema de las cosas», y que está bien tener una vida normal.
  • Nuestra cultura parece que se haya obsesionada al positivismo. Esto solo sirve para recordarnos constantemente lo que no somos, lo que nos falta.
  • Todos sufrimos. La insatisfacción y el malestar son componentes necesarios para crear una felicidad estable. El dolor incita a la acción y al cambio, es nuestro cuerpo diciendo que algo anda mal.
  • La sociedad nos sobreprotege cada vez más de las incomodidades inevitables de la vida, lo cual nos lleva a no experimentar los beneficios de dosis sanas de dolor, desconectándonos de la realidad del mundo que nos rodea.
  • Una persona feliz de verdad, simplemente lo es. No siente la necesidad de decírselo cada día. O lo eres o no lo eres.
  • «La ley de la retrocesión» del filosofo, Alan Watts: perseguir algo solo refuerza el hecho de que careces de ello.
  • La felicidad se consigue al resolver problemas. La felicidad es una forma de acción, no la encuentras esperándote en ningún lugar, idea, trabajo, persona, libro…
  • Si te molesta todo, puede que en tu vida no suceda NADA que merezca darle importancia.
  • Lo que eres se define por lo que estás dispuesto a luchar. Sino lo haces es que no lo deseas.
  • Nos gusta la idea de que podemos sentirnos realizados y satisfechos para siempre. Pero no podemos.
  • Las soluciones a los problemas de hoy sentarán las bases de los problemas de mañana. La verdadera felicidad solo pasa cuando encuentras los problemas que disfrutas teniendo y resolviendo.
  • Si eliges sentirte bien en el corto plazo, seguramente no estarás resolviendo los verdaderos problemas.
  • Lo que es objetivamente cierto sobre tu situación no es tan importante como la manera en que la percibes, el modo en que decides medirla y valorarla.
  • La clave es encontrar buenos valores y parámetros. El placer y el éxito surgirán naturalmente.

Los 5 valores

Manson nos habla sobre 5 valores que considera que son los más beneficiosos de adoptar. Os pongo un resumen de cada uno:

1. Acepta tu responsabilidad

  • Cuando sentimos que elegimos nuestros problemas nos sentimos con poder. Si pensamos que nos caen encima, nos sentimos victimizados y miserables.
  • La cosa es que somos responsables de todo en nuestras vidas. No siempre controlamos lo que sucede pero si como lo interpretamos y como respondemos.
  • A todos nos reparten cartas, y algunos salen con mejor mano. Pero el juego real consiste en las elecciones que hacemos con esas cartas, los riesgos que decidimos tomar y las consecuencias con las que elegimos vivir.
  • Pero en una sociedad en la que compartir las injusticias atrae la atención, cuantas más personas se proclaman víctimas a la menor afrenta, más difícil es ver a las verdaderas víctimas.

2. Vivimos en la incertidumbre, estamos equivocados en todo

  • El crecimiento es un proceso iterativo infinito, simplemente mañana estaremos menos equivocados que hoy.
  • Nos aferramos a cosas que creemos que son ciertas, valores que han dado sentido a nuestras vidas, sin saber si en verdad son correctas. Preferimos no ponerlas a prueba y no conocer la verdad.
  • No sabemos lo que es una experiencia positiva o negativa, algunos de los momentos más difíciles terminan siendo los más motivadores.
  • Confundimos lo que vemos y escuchamos, olvidamos las cosas o las malinterpretamos. Una vez que creamos un significado, el cerebro se aferra a él, aunque vea evidencias que lo contradigan, solemos ignorarlas, creyendo lo que queremos ver (te suena, no? Es el famoso sesgo de confirmación que aparece muchas veces al hacer research)
  • Cuanto más amenace algo el como te percibes, más evitarás decidirte a hacerlo. Cualquier cosa que sacuda ese confort, aunque fuera a mejor, da miedo.
  • Si parece que eres tu contra el mundo, seguramente seas solo tu contra ti mismo.

3. Cuando el éxito es actuar, el miedo al fracaso no existe

  • La mejora de cualquier habilidad se basa en miles de fracasos. Cuando un bebe comienza a caminar y se cae, no cesa de intentarlo, ¿por qué como adultos lo hacemos? (de ahi que la motivación sea una de las características de la inteligencia emocional)
  • Las metas que mucha gente se define causa ansiedad e incluso cuando se logran, te dejan vacío y sin vida. No son valores adecuados. Busca un valor orientado a un proceso, que te permita siempre seguir aprendiendo. Picasso nunca dejo de pintar.
  • Kazimierz Dabrowski un psicólogo polaco que estudió a los supervivientes del holocausto, comenta que el miedo, la ansiedad y la tristeza no siempre son estados mentales inútiles, sino que por lo general son representantes del dolor necesario para el crecimiento psicológico.
  • Si buscas bienestares efímeros para tapar el dolor nunca generarás la motivación necesaria para cambiar.
  • La vida se trata de no saber y hacer algo de todas formas. Nunca sabrás qué estás haciendo, por lo que no tengas miedo de eso > Actúa, las respuestas llegarán después.
  • La acción solo es efecto de la motivación, es su causa: Acción > Inspiración > Motivación
  • Cuando el estándar del éxito simplemente es actuar, cualquier resultado es un progreso que lleva al siguiente paso, nos sentimos libres de fracasar, y eso nos impulsa hacia delante.

4. El rechazo, aprende a decir no

  • Viajar, la exposición a diferentes valores culturales y parámetros te obliga a examinar lo que parece obvio en tu vida.
  • En general, cuando vives un exceso de algo, te das cuenta de que eso no te hace feliz.
  • Honestidad es comunicarse sin condiciones, sin motivos, sin ataduras, sin tratar de vender algo, sin intentar caer bien.
  • Para construir confianza debes ser honesto. En occidente hay tanta presión por agradar que muchas veces las personas re-configuran su personalidad según con quién hablen.
  • A todos nos importa algo, y para valorar ese algo debemos rechazar lo contrario. El rechazo es parte inherente y necesaria para mantener nuestros valores, nuestra identidad.
  • Cuando se tiene una relación sana, asumes tus propios valores y problemas, no asumiendo responsabilidad por los de tu pareja.
  • Los actos de amor sólo son válidos si se realizan sin condiciones ni expectativas. Pregúntate, si me negara, ¿cambiaría algo esta relación?
  • Se trata de que tu pareja sea importante para ti, independientemente de lo que es importante para ella.
  • Sin conflicto no puede existir confianza. Nadie confía en quien le dice que si a todo. Y la confianza es el ingrediente base de cualquier relación.
  • Construir un historial de confianza lleva mucho más tiempo del que se requiere para romperla.
  • No siempre más es mejor. Te recomiendo ver este post sobre la paradoja de la elección.
  • La libertad en si misma no significa nada. Lo que da sentido a la vida es el rechazo a las alternativas. Cuando más viejos te vuelves (más experimentado) te afecta menos cada nueva experiencia.
  • El compromiso te brinda libertad porque ya no estás distraído por lo que no tiene importancia. Perfecciona tu atención y tu perspectiva, dirigiéndote hacia lo que te hace más sano y feliz. Logra que tu toma decisiones sea más fácil y elimina cualquier temor de estarte perdiendo algo mejor, sabiendo que lo que tienes ya es suficientemente bueno, ¿para que te desgastas en conseguir más y más de nuevo?
  • Es en la profundidad donde se esconde el valor, y solo manteniéndote comprometido con algo podrás profundizar para encontrarlo.

5. La muerte, lo único seguro

  • La muerta nos da miedo. Evitamos pensar en ella y hablar de ella. Pero la muerte es la luz bajo la que se evalúa cada momento de la vida. Sin la muerte todo parecería intrascendente.
  • Los humanos somos los únicos animales que pueden conceptualizarse y pensar abstractamente sobre si mismos. Podemos imaginarnos en situaciones hipotéticas (por ejemplo, nos vemos en situaciones que podrían ser diferentes), somos conscientes de nuestra propia muerte, lo que lleva «al terror a la muerte».
  • Poseemos 2 yo, el «yo físico» y el «yo conceptual». Al ser conscientes de que el primero morirá intentamos construir un «yo conceptual» que viva eternamente, es un «proyecto de inmortalidad».
  • Pero eso es un problema. Debemos aceptar la realidad de la muerte, sentirnos cómodos con ella, para elegir nuestros valores con libertad sin buscar la inmortalidad.
  • «El temor a la muerte deriva de la propia vida. Un hombre que vive plenamente está preparado para morir en cualquier momento» (Mark Twain)
  • La muerte nos plantea la pregunta de ¿habrás contribuido a dejar un mundo mejor al irte? Al evitar esta pregunta, dejamos que valores triviales nos invadas, lo superficial parecerá importante. La muerte es lo único que podemos saber con certeza, con lo cual elige valores que vayan más allá de servirte a tí. Simples, inmediatos, controlables y tolerantes al mundo que nos rodea.

En resumen, tú ya eres grandioso, no hace falta que inventes el nuevo iPhone. Lo eres porque ante la incertidumbre y la muerte inminente, continuas eligiendo a qué darle importancia.

Con lo cual, muévete, haz algo, lo que tenga que ser ya llegará.

El sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba