Design Thinking

Soy muy partidaria de que cuando diferentes personas participan en la creación de un producto o se centran en la solución de un problema es cuando aparecen las mejores ideas. Ya que es imposible que una sóla persona sepa toda la información hay que aprovechar el conocimiento de todos para crear algo diferente.

Para obtener un resultado creativo y novedoso, tiene que existir cierta cantidad de caos, pero es necesario empezar por un orden.

Pero en el día a día nos olvidamos de esto, y en vez de juntar los cerebros trabajamos de forma individual, desaprovechando esos increibles recursos que son las personas que tenemos a nuestro alrededor.

Design Thinking es un método para la resolución práctica y creativa de problemas.

Ayuda a facilitar el proceso de innovación permitiendo trabajar en grupo de forma dinámica, comunicativa y eficiente hablando el mismo idioma y sin tener en cuenta egos, ni posiciones jerárquicas e involucrando a todo el mundo de la misma forma.

Trabajando de forma dinámica y positiva

Gracias al poder de la escritura y el dibujo todo el mundo tiene oportunidad de aportar sus conocimientos de la misma forma. Logra evitar que siempre hablen los mismos, poniendo al mismo nivel todas las ideas e integrando el conocimiento de todos en el trabajo común.

Cuando alguien habla, solo esa persona tiene el poder en ese momento.

Si en vez de hablar, se escriben las ideas en dibujos o etiquetas, todo el mundo trabaja a la vez, construyendo algo de forma conjunta. Además se evita el bias del poder de la oratoria e influenciar en otras personas aunque sea una mala idea.

Al escribir la idea deja de ser de la persona pasando al grupo.

El hecho de dibujar o escribir dinamiza la actividad, ya que es más entretenido que estar escuchando a una persona. Y es que la capacidad de atención del ser humano es limitada, siendo cada vez menor.

Design Thinking

Workshop de Design Thinking usando Manual Thinking

Además al ordenar las etiquetas o post-its nos movemos, cambiando el equipo de forma constante de posición y postura, tanto de forma mental como física.

No hay nada más emocionante que embarcarte en un nuevo viaje.

Ese momento de euforia que se crea al empezar a pensar en que sitios vais a visitar, que ciudades vais a ver… Pues  gracias a Design Thinking lo mismo ocurre al construir el proyecto de forma conjunta, en un mismo documento, uniendo fuerzas para obtener la mejor idea.

No te quedes con la primera idea

El poder de Design Thinking es que permite generar un gran número de ideas, trabajarlas entre todos, ordenarlas y piorizarlas, todo ello de forma rápida y amena y sin jerarquías ni poder.

La cuestión es encontrar la mejor idea. Generar el mayor valor.

Por eso Design Thinking es genial como herramienta ya que permite trabajar el pensamiento lateral (sino te has leido el genial libro de Edward de Bono: Lateral Thinking ya tardas je je!) intentando obtener el mayor número de ideas posibles, sin quedarse en la primera opción.

Lateral thinking

Y es que uno de los mayores problemas en cualquier proceso es que tendemos a quedarnos con la primera solución que se nos ocurre, enamorándonos de ella, creando en nuestra cabeza argumentos positivos para creernos que es la mejor. Y eso es muy peligroso.

Por eso, Design Thinking es genial para generar múltiples ideas o buscar posibles soluciones a un tema. Es una herramienta perfecta de ideación en grupo, pero en vez de ser hablada como suele ocurrir cuando se realiza un Brainstorning (tormenta de ideas) se realiza de forma escrita.

Durante un workshop de Design Thinking se pueden aplicar diferentes ejercicios para buscar nuevas ideas. Cada método permite una estilmular nuestra mente de forma diferente, por lo que aplicando varios y combinándolos obtendremos el mejor resultado.

Design Thinking es como pescar con una red en vez de con una caña. El objetivo es obtener el mayor número de ideas. Posteriormente se seleccionarán las mejores y el resto se devolverá al río.

Otros artículos sobre Design Thinking:

¿Has trabajado usando este método? ¿Te gusta? ¿Nos cuentas que pasó?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *