Lo que no se mide no se puede gestionar

Como lo prometido es deuda, aquí va el resumen de la primera charla Producttank en Valencia a la que asistí el pasado martes 2 de noviembre impartida por Pablo García Montes (@pabgarm).

Sino mides, ¿cómo sabes si vas en la dirección correcta?

Sino mides los resultados de tus acciones, sino comparas entre un antes y un después, sólo te basas en tu instinto.

Y eso es peligroso, porque puede salir bien, o puedes estar invirtiendo dinero en acciones que no te son rentables.

Metricas

Medir sirve para explicar por qué has tomado una decisión. Te ayuda a decidir, a priorizar. Te ayuda a poder predecir comportamientos antes de tiempo.

Pero ojo, se puede medir casi todo, pero nuestros recursos no son ilimitados, por lo que hay que centrarse y medir lo adecuado para cada negocio.

Y es que no existe una regla única que te indique que tienes que medir.

Los KPIs difieren en cada producto, en cada negocio. Por eso lo primero es decidir unos objetivos REALES para decidir que queremos medir.

Hay que tener un objetivo por cada métrica

Sin un objetivo, ¿cómo sabes si lo qué estas haciendo funciona?

Ejemplo:

  1. Hecho real: Tengo un 10% de usuarios que realizan una segunda compra después de haber pasado un mes de la primera.
  2. Objetivo: lo quiero aumentar a un 20% en 3 meses.
  3. Acciones: Realizar una campaña de email marketing una vez pasadas 2 semanas de la primera compra que lleva a una landing page que les ofrece un 10% de descuento a todos los usuarios.
  4. KPIs:
    • Usuarios que abren el email y van a la landing page con el descuento.
    • % Usuarios que repiten compra

Si no me pongo un objetivo real y medible (las famosas siglas SMART), ¿cómo se si la acción que estoy haciendo parta conseguir ese 10% extra está funcionado?

Podríamos hacer más KPIs en este mismo ejemplo:

  • Usuarios que comienza esta segunda y la abandonan a medias
  • Usuarios que se desuscriben del email.
  •  …

Y sobre todo, antes de todo debemos saber si esta acción nos reporta un beneficio. Que el coste de la campaña de email marketing más ese 10% de descuento, nos resulte rentable.

Esto es un ejemplo de miles. De hecho, una misma empresa, puede tener diferentes KPIs a lo largo de su ciclo de vida, ya que no se mide lo mismo nada más salir al mercado, que cuando ya lleva años en el negocio.

KPI vs Métrica vs Vanity metric

La verdad es, que no te sirve de nada medir y sacar métricas si luego no sacas conclusiones y realizas acciones en base a ello.

Aunque la acción sea: “Vale, esta métrica no me dice nada, estoy perdiendo mi tiempo.”

Mencionaron las Vanity Metric, aquellas métricas que no sirven para nada, que incluso son peligrosas, ya que muestran datos que nos hacen sentirnos bien, pero que pueden ocultar grandes desastres, como por ejemplo, el número total de cuentas.

Siempre suele haber nuevos usuarios, por lo que este valor siempre es positivo. Pero si lo segmentas, puedes sacar más chicha: “Número total de cuentas por canal de adquisición.

Si en un canal inviertes y ves que no sube el número de cuentas, esto ya es accionable, ya puedes hacer algo.

¿Cómo analizamos?

Lógicamente esto depende de lo que quieres medir:

  • Colores de un botón: realiza un test A/B
  • Comparar entre diferentes usuarios: análisis de cohortes
  • Tiempo de carga de una landing page desde el móvil: herramientas específicas para ello.

Para terminar

En resumen los pasos a seguir son:

  1. Producto que queremos medir
  2. Fase de negocio en la que estamos
  3. KPIs y objetivos
  4. Medición
  5. Toma de decisiones

A continuación la charla prosiguió con la presentación de la app Mencanta, que te junta varios catálogos de tiendas en 1 sola app.

Mencanta

Nos mostraron que tipo de métricas y herramientas empleaban ellos, como por ejemplo:


Enhorabuena a los organizadores, y espero que pronto podamos asistir a otra.

Publicado en: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *