Método How Might We…?

Se basa en la premisa de que cada problema es una oportunidad para el diseño.

Ideada por Procter & Gamble en 1970, se popularizó como técnica de innovación, cuando IDEO la empezó a utilizar, siendo usada hoy por empresas como Google, Facebook…

Consiste en resolver cada desafío haciendo la pregunta “HMW”, que proviene de la frase en inglés “How Might We…?” traducida a: ¿Cómo Podríamos Nosotros….?

HMW, un marco perfecto para el pensamiento innovador

Es decir, la técnica consiste en replantear las preguntas con la intención de convertir esos desafíos en oportunidades de diseño. La forma de hacer la pregunta sugiere que una solución es posible y que se puede solucionar de varias maneras.

Cada palabra de esa pregunta está pensada para que psicológicamente las personas no se bloqueen, ni sientan miedo de proponer cosas, sino en estimular la resolución creativa de problemas.

  1. “How” o Cómo: supone que hay soluciones para esa pregunta, proporcionando la confianza creativa”
  2. “Might” o Podríamos: indica que podemos poner ideas por ahí que podrían funcionar o no, pero que de todos modos, están bien.
  3. “We” o Nosotros: como su significado indica, sugiere que vamos a hacerlo juntos y construyendo sobre las ideas de los demás.

Como ves esto es un testimonio del poder del lenguaje para ayudar a estimular el pensamiento creativo y la colaboración libre. Y es que cuando las personas tratan de innovar dentro de una empresa, a menudo hablan de los desafíos que tienen mediante el uso de un lenguaje que suele inhibir la creatividad en lugar de favorecerla.

Y es que cuando una persona en una empresa tiene miedo a proponer una idea, ya sea porque no se siente escuchada o teme que se rían de ella, es cuando la creatividad y la innovación mueren.

Por ello, es muy importante no llegar a ese punto, creando con técnicas como “HMW…?” el ambiente adecuado para ello.

La importancia de hacerse la pregunta adecuada

Pero hay más en la metodología “HMW…?” que usar simplemente esas tres palabras, como vamos a ver de mano de la persona que lo inventó Min Basadur.

Es necesario guiar a la gente a hacer las preguntas adecuadas de “HMW…?” para centrarse en el problema correcto que es necesario resolver.

Min Basadur, director creativo de Procter & Gamble, tenía que elaborar a principios de 1970, un jabón que compitiese con el popular jabón de Colgate-Palmolive, Irish Spring, cuyo diseño tenía un color verde y una atractiva promesa de “refrescante”.

irish-sprint-hwm
Packaging original y actual de Irish Sprint

Basadur pensó que el equipo de P&G hacía la pregunta equivocada (“¿Cómo podemos hacer un jabón verde mejor?”) y les realizo una serie de preguntas usando HMW, que culminaron con: “¿Cómo podemos crear un jabón más refrescante?”, es decir, definiendo el problema correcto.

Al formular el problema correcto, y generar un ambiente creativo con la pregunta HWM, Basadur consiguió que en las horas siguientes hubiera cientos de ideas generadas para posibles jabones, convergiendo alrededor de la idea “La costa es refrescante”.  De ahí se creo una barra de jabón azul y blanca, llamada “Coast“, que se convirtió en una marca de gran éxito.

Coast-Soap

Imagen del jabón “Coast”

Técnica HWM…? en Sprint

Jake Knapp, John Zerarsky y Braden Kowits de Google Ventures, explica en el libro “Sprint, How to solve big problemas and test new ideas in just 5 days” como aplican ellos esta técnica el lunes, a la hora de seleccionar el problema sobre el que centrarse en el Design Sprint mientras realizan la técnica “Ask the Experts”, donde obtienen información de los principales stakeholders del proyecto.

Y es que al realizarse la formulación de problemas a preguntas “HWM…?” el sentimiento cambia. Ya no es una lista de problemas sin solución, sino un montón de oportunidades y lo que es más, con diferentes soluciones.

Es decir, en vez de tener el problema “El número de pacientes, pruebas y requerimientos es enorme y no se puede procesar“, se reformula a “¿Cómo podríamos conseguir revisar de forma automática los expedientes médicos?

Las preguntas no deben ser ni demasiado generales tipo “¿Cómo podríamos reinventar el sistema sanitario?” ni demasiado cerradas “¿Cómo podríamos poner el logo en la esquina inferior?”. Deben ser formuladas de la forma adecuada que inspiren múltiples soluciones.

Como se aprecia en el libro de Google, así como en la historia original de Procter & Gamble, hay más en la metodología “HMW…?” que usar esas tres palabras.

Es necesario guiar a la gente a hacer las preguntas adecuadas de “HMW…?” para centrarse en el problema correcto que es necesario resolver. En el caso del jabón, se paso de preguntarse “¿Por qué estamos tratando de hacer otro jabón de rayas verdes?” a ver la situación desde una perspectiva de consumidor: para el usuario no se trataba de las rayas verdes, sino de refrescarse.

Más información sobre la técnica “How Might We…?”:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *